Unidad de arritmias y marcapasos

UNIDAD DE ARRITMIAS Y MARCAPASOS

La unidad de arritmias cardiacas y marcapasos provee estudios diagnósticos para el tratamiento de los ritmos cardiacos rápidos( taquicardia) y de los ritmos cardiacos lentos ( Bradicardias) .

Nosotros ofrecemos estudios y tecnología avanzada para diagnosticar su problema cardiaco , en relación al sistema eléctrico de su corazón y además ofrecemos curación por medio de estudios electrofisiológicos y terapia de ablación .

Además ofrecemos los servicios de implante de marcapasos , desfibriladores automáticos y resincronizadores cardiacos, mediante nuestro laboratorio de electrofisiología y realizamos programación de su marcapaso para que realice su vida normal .
Servicios que realizamos :

• Arritmias
• Marcapasos
• Desfibrilador Automático Implantable
• Resincronizador Cardiaco
• Estudio Electrofisiológico y Ablacion
• Sincope
• Muerte Súbita

¿Qué es una arritmia?

Las arritmias son problemas de frecuencia cardíaca o del ritmo de los latidos del corazón. Durante una arritmia el corazón puede latir demasiado rápido (taquicardia), demasiado lento (Bradicardia) o de forma irregular.

La mayoría de las arritmias son inofensivas, pero algunas pueden ser graves e incluso poner en peligro la vida. Cuando el corazón late demasiado rápido, demasiado lento o de forma irregular, es posible que no pueda bombear suficiente sangre al resto del cuerpo. La falta de circulación de la sangre puede causar daños en el cerebro, el corazón y otros órganos.

Su corazón es capaz de bombear sangre sin trabajar más de lo necesario. Para ayudar a que esto suceda, su corazón tiene un sistema eléctrico que garantiza que se contraiga (bombeo de la sangre) de manera ordenada. Las arritmias son causadas por problemas con el sistema de conducción eléctrica del corazón.

Cuales son las causas de las arritmias?

Diversos factores pueden causar irregularidades de los latidos del corazón. En algunas personas, las arritmias son un defecto congénito, es decir que nacen con este problema. Algunas enfermedades como infarto del miocardio, la presión arterial alta, crecimiento de corazón, entre otras pueden contribuir a las arritmias. Además, el estrés, la cafeína, el tabaco, el alcohol, bebidas energéticas, drogas y algunos medicamentos de venta libre para la tos y los catarros pueden afectar al ritmo natural de los latidos del corazón.

Principales factores de riesgo

Las arritmias son más comunes en personas que tienen enfermedades o problemas de salud que debilitan el corazón, como los siguientes:

  • Infarto del Miocardio.
  • Insuficiencia cardíaca o miocardiopatía (crecimiento de corazón), que debilita el corazón y altera la forma en que los impulsos eléctricos se desplazan por el corazón.
  • Tejido cardíaco que es demasiado grueso o rígido, o que no se ha formado normalmente (cicatriz).
  • Válvulas cardíacas que tienen fugas de sangre o están adelgazadas, las cuales hacen trabajar demasiado al corazón y pueden causar insuficiencia cardíaca.
  • Anomalías cardíacas congénitas (problemas presentes al nacer) que afectan la estructura o el funcionamiento del corazón. Es posible encontrar arritmias en pacientes con corazón aparentemente normal.

Otros problemas de salud que también pueden elevar el riesgo de sufrir arritmias son los siguientes:

  • Presión arterial alta.
  • Infecciones que lesionan el músculo cardíaco o el pericardio (bolsa que rodea al corazón).
  • Diabetes, que eleva el riesgo de sufrir presión arterial alta o infartos del corazón.
  • Apnea del sueño (respiración superficial o detenida durante el sueño), principalmente pacientes muy obesos.
  • Hipotiroidismo o hipertiroidismo (exceso o falta de hormona tiroidea en el cuerpo).

Cuales son los síntomas:

Muchas arritmias no causan signos ni síntomas por lo que les llamamos silenciosas.

Cuando hay signos o síntomas, los más frecuentes son los siguientes:

  • Palpitaciones (sensación de que el corazón late muy rápido, con mucha fuerza o bien referido como aleteo). Algunos pacientes llaman a esto “ya me dio la taquicardia”.
  • Latidos lentos (Bradicardia)
  • Latidos irregulares.
  • Pausas entre un latido y el siguiente.

 Los signos y síntomas que pueden indicar gravedad son:

  • Ansiedad.
  • Debilidad, vértigo y mareo.
  • Desmayos o sensación de estar a punto de desmayarse.
  • Sudor.
  • Sensación de falta de aire.
  • Dolor en el pecho.

Como se diagnostican una arritmia?

Las arritmias pueden diagnosticarse utilizando las siguientes técnicas:

  • El electrocardiograma es el estudio más eficaz para diagnosticar una arritmia. Permite registrar las corrientes eléctricas que produce el corazón y determinar el tipo de arritmia que padece y en muchos casos la localización especifica dentro del corazón. Este se debe realizar en el momento en que la arritmia esté presente.
  • El Holter ofrece una lectura continua de la frecuencia y el ritmo cardíaco durante un período de 24 horas (o más). El paciente lleva puesto un dispositivo de grabación (el monitor Holter), que se conecta a pequeños discos de metal denominados “electrodos” que se colocan sobre el pecho. Con ciertos tipos de monitores, el paciente puede pulsar un botón de grabación para registrar el ritmo del corazón en cuanto tiene los síntomas. Los médicos pueden estudiar el registro grabado, en una computadora, el tipo de arritmia y algunas características de la misma.
  • Los estudios electrofisiológicos generalmente se realizan en un laboratorio de cateterización cardíaca. Se introduce un tubo largo y delgado denominado “catéter” en una vena o arteria de la ingle hasta llegar al corazón. El catéter capta los impulsos eléctricos del corazón permitiendo obtener un mapa de su sistema de conducción eléctrica (electrocardiograma tomado desde el interior del corazón). Esto permite determinar el tipo de arritmia y dónde se origina. Durante el estudio, los médicos pueden administrar impulsos eléctricos controlados para ver cómo reacciona el corazón, pueden administrarse ciertos medicamentos para determinar cuáles logran eliminar la arritmia. Cuando se descubren las vías de conducción eléctrica que producen la arritmia, pueden enviarse ondas electromagnéticas a través del catéter para destruirlas por medio de calor muy similar a lo que produce el horno de microondas.

Como se trata la arritmia?

Cuando es tratado en el servicio de urgencias, a menudo la primera medida para tratar la arritmia es la administración de medicamentos antiarrítmicos, tales como adenosina, digitálicos, beta-bloqueadores y bloqueadores de calcio. Otros tratamientos incluyen las intervenciones transcatéter, los dispositivos implantables y la cirugía (en casos extremos).

  • La taquicardia ventricular y la fibrilación ventricular pueden tratarse mediante la colocación de un desfibrilador automático implantable (DAI), dispositivo que administra estimulación eléctrica rápida del corazón o una descarga eléctrica intensa, para restablecer el ritmo normal del corazón.
  • En algunos casos de frecuencia cardíaca baja, se utiliza un marcapasos electrónico. Más pequeño que una caja de fósforos, el marcapasos electrónico se implanta quirúrgicamente cerca de la clavícula, el hueso que se encuentra en el hombro. Las pilas del marcapasos suministran la energía eléctrica que actúa como el marcapasos natural del corazón.
  • La ablación por radiofrecuencia:

Este es un procedimiento en el que se utiliza un catéter y un dispositivo que permite obtener un mapa de las vías de conducción eléctrica del corazón. Se utiliza anestesia local, se introduce un catéter por una vena de la ingle hasta llegar al corazón. Utilizando ondas electromagnéticas de alta frecuencia, los médicos pueden destruir (ablación con radiofrecuencia) las vías de conducción responsables de la arritmia con un porcentaje muy alto de probabilidad de curación.

Recuerde: Las arritmias deben ser tratadas por médicos Cardiólogos con especialidad en Electrofisiología Cardiaca el cual le recomendará la mejor opción de tratamiento con medicamentos o bien le ofrecerá curación con la realización de un Estudio Electrofisiológico y Ablación con Radiofrecuencia o colocación de un marcapasos definitivo con funciones especiales de acuerdo a lo que usted necesita. No dude en acudir a la Unidad de Arritmias y Marcapasos.

Marcapasos Definitivos

¿Qué es un marcapasos definitivo?

Desde la época de los 50´s cuando se utilizó el marcapasos definitivo por primera vez, el progreso en la tecnología de estos dispositivos ha evolucionado de forma impresionante.

Un marcapasos es un pequeño dispositivo electrónico alimentado por una batería que tiene la capacidad de enviar impulsos eléctricos para estimular el corazón cuando falla la estimulación fisiológica o normal.

Existen marcapasos que requiere el implante de un solo cable al corazón (unicameral) o bien de los mas sofisticados con dos cables (bicameral). La tecnología ha revolucionado el mundo de los marcapasos ha tal grado que poco a poco han ido disminuyendo las indicaciones de los marcapasos de un solo cable y actualmente se utilizan principalmente de 2 cables aunado a funciones especiales de ajustar la frecuencia cardiaca en el momento que usted hace ejercicio, cuando está en reposo, cuando va a dormir e incluso para interrumpir algunos tipos de taquicardia, funciones que han venido a dar mayor calidad de vida y continuar funcionando lo mas parecido a un corazón sin enfermedad.

El marcapasos es aproximadamente del tamaño de una caja de fósforos y consta de dos partes: •Un generador de impulsos, que incluye la batería y varios circuitos electrónicos.

  • Alambres o cables denominados electrodos, que se fijan a la pared del corazón. Según las necesidades del paciente, el marcapasos puede tener uno, dos o hasta tres electrodos.

El marcapasos se implanta justo debajo de la clavícula izquierda por lo regular, aunque puede ser del lado derecho, procedimiento que dura de una a dos horas. Se programa para estimular al corazón a un ritmo predeterminado, puede ajustarse en cualquier momento con una computadora especial llamada “Programadora”. La evaluación rutinaria, a veces incluso por teléfono, asegura que el marcapasos esté funcionando apropiadamente y evalúa la carga de energía de la batería, generalmente dura de 5 a 10 años.

¿Cómo puedo saber si soy candidato a implante de un marcapasos definitivo?

Existen 2 marcapasos naturales en el corazón comúnmente llamado nodo sinusal (localizado en la parte superior de la cavidad superior derecha del corazón) y nodo auriculo ventricular localizado en la porción media del corazón el cual recibe el impulso directamente del nodo sinusal y lo transmite hacia el resto del musculo ventricular.

Cuando algún sitio en el trayecto de estas áreas se deteriora por múltiples enfermedades puede provocar ritmos lentos (comúnmente llamados bradicardia o bloqueos), ritmos rápidos o también llamados taquicardias o bien ritmos irregulares que en algún momento del deterioro van a requerir el implante de un marcapasos definitivo.

Si su corazón palpita con demasiada lentitud o demasiado rápido, es posible que el cuerpo y el cerebro no reciban el oxígeno suficiente. Los síntomas pueden ser mareo, cansancio, episodios de desmayos y falta de aire con reposo o con esfuerzo.

¿Cómo se implanta un marcapasos definitivo?

La mayoría de las intervenciones de implante de un marcapasos definitivo se realiza bajo anestesia local, es decir que el paciente permanece despierto durante todo el procedimiento y se anestesia la zona donde se implantará el marcapasos para que no sienta nada, se realiza una pequeña herida en el hombro izquierdo, debajo de la clavícula y se introduce el cable a través de una vena cercana hasta la aurícula derecha o el ventrículo derecho (dependiendo del tipo de trastorno que se esté tratando). Posteriormente cuando el cable esté en el lugar adecuado (para ello se utilizan rayos X), se conecta al marcapasos y éste queda alojado debajo de la piel. El procedimiento finaliza cosiendo la herida. El tiempo aproximado del implante es de una o dos horas.

El procedimiento es altamente seguro en términos de la baja incidencia de complicaciones. Sin embargo, debe considerarse que cada paciente es un universo aparte y cada caso tiene sus propias características que lo hacen más o menos complicado de realizar. Toda cirugía por pequeña que parezca puede tener complicaciones.

Antes de egreso del hospital, se le dará una Tarjeta de Identificación, que lo acredita como portador de un marcapasos definitivo el cual deberá llevar siempre consigo, especialmente en lugares públicos o en viajes. Este deberá presentarse en todas las citas de revisión y seguimiento. Si va a consulta odontológica o a otro médico para cualquier procedimiento debe informar que es portador de un marcapasos definitivo.

¿Cómo funcionan los marcapasos una vez implantados?

Una vez implantado el marcapasos, se transmiten las señales del corazón por medio de los electrodos. El generador de impulsos «lee» estas señales y la batería envía impulsos eléctricos al corazón para estimularlo rítmicamente. La mayoría de los marcapasos pueden detectar el ritmo cardíaco y apagarse cuando la velocidad de los latidos es superior a un nivel determinado. Se vuelven a encender de forma automática cuando el latido es demasiado lento o bien cuando son demasiado rápido.

Seguimiento posterior al implante: ¿Con qué frecuencia debe revisarse el marcapasos?

Cuando se es portador de un dispositivo de estimulación como un marcapasos definitivo es importante asistir a control con el electrofisiólogo cardiaco para realizar un chequeo de su estado general, ajustar los medicamentos, realizar pruebas de seguimiento y reprogramar el dispositivo. Adicionalmente cada visita puede ser útil para formular preguntas acerca de su situación o dudas que tenga por resolver.

La primer revisión deberá realizarse a las 6 semanas después del implante y posteriormente por lo menos una vez al año. Los marcapasos se revisan con una computadora especial denominado «programadora», que cuando se coloca encima del marcapasos, puede obtenerse información sobre su funcionamiento. La programadora también puede usarse para cambiar los controles del marcapasos e identificar a tiempo problemas con su funcionamiento. En cada visita se intenta disminuir la cantidad de energía que el dispositivo gasta en su funcionamiento con el fin de ahorrarle “pila” o batería y así pueda extenderse la duración del mismo lo máximo posible. La batería del marcapasos típicamente dura entre 7 y 10 años, dependiendo del uso y funciones activadas. Es posible saber con la programadora cuando la batería esté por agotarse y por lo tanto debe implantarse un nuevo marcapasos. La intervención para extraer el marcapasos viejo y colocar uno nuevo típicamente requiere anestesia local. En la mayoría de los casos no es necesario cambiar los cables electrodos originales. Tras la implantación del marcapasos, tendrá que ir al médico para realizarse chequeos periódicos. Los marcapasos también pueden revisarse por teléfono. Esto se denomina «monitoreo transtelefónico». Incluso con el monitoreo telefónico, deberá ir al médico para realizarse chequeos periódicos.

Recuerde: Los marcapasos definitivos actuales tiene la tecnología suficiente para permitir que usted realice todas sus actividades de forma completamente normal y debe ser reprogramado y revisado periódicamente para permitir el mejor desempeño y lograr una duración de la batería lo más cercano a los 10 años. No dude en acudir a la Unidad de Arritmias y Marcapasos.

 

Desfibrilador Automatice Implantable (DAI) 

¿Qué es un desfibrilador automático implantable?

El desfibrilador automático implantable (DAI), también llamado Cardioverter es un dispositivo electrónico similar a un marcapaso que implantado en el pecho cerca al hombro, puede monitorizar el ritmo cardiaco latido a latido, identificando ritmos cardiacos rápidos proveniente de la cámara inferior del corazón (taquicardia o fibrilación ventricular) que ponen en peligro la vida. El dispositivo es capaz de administrar de manera automática a través de unos cables conectados al corazón, un choque eléctrico programado (desfibrilación) que convierte el ritmo anormal de nuevo en ritmo normal y así puede salvar la vida de un paciente.

¿Quiénes necesitan un desfibrilador automático implantable?

En pacientes con deterioro o daño estructural severo del corazón (cardiomegalia o crecimiento de corazón) a causa de diversas enfermedades, principalmente después de haber sufrido un infarto cardíaco.

Algunas enfermedades infecciosas producen una destrucción y dilatación progresiva del corazón, situación que se conoce como cardiomiopatía dilatada; generando ritmos cardiacos rápidos que le pueden causar la muerte.

Existen enfermedades llamadas de trasmisión genética en las que una anormalidad se transmite entre familiares; estas anormalidades pueden consistir de un crecimiento exagerado de la masa del corazón (cardiomiopatía hipertrófica) o degeneración de la masa muscular que es reemplazada por grasa (displasia arritmogénica del ventrículo derecho). Otras alteraciones genéticas se encuentran en los canales que permiten el flujo de electrolitos a través de las células musculares cardiacas por lo que son llamadas canalopatias.

En las canalopatias (síndrome de QT largo, síndrome de QT corto, síndrome de Brugada, taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica, fibrilación ventricular primaria) el corazón es estructuralmente normal pero eléctricamente inestable. Existe antecedente familiar de muerte súbita a edad menor de 35 años en padre, madre, hermanos o tíos.

Los DAI son para personas que han tenido una frecuencia cardíaca alta anormal que les produjo un desmayo o la muerte en forma de paro cardiaco y han corrido con la suerte de haber sido reanimados por personal médico o paramédico. A veces, estas frecuencias cardíacas altas pueden controlarse con medicamentos. Cuando los medicamentos no son eficaces, se puede implantar un DAI.

¿Cuáles son los síntomas que hacen sospechar estas enfermedades?

Un paciente que es candidato al implante de un desfibrilador puede haber experimentado los siguientes síntomas aislados o repetitivos, uno o varios de ellos a la vez:

Síncope, desmayo o casi desmayo, palpitaciones en reposo o en esfuerzo, falta de aire en reposo, por las noches o al caminar, dolor de pecho, paro cardiaco.

La gran mayoría de estos pacientes presentarán una arritmia cardiaca como fibrilación o taquicardia ventricular.

Si en las evaluaciones de rutina que hacen los Cardiólogos-Electrofisiólogos, se documenta fibrilación o taquicardia ventricular se debe considerar el desfibrilador como un método “preventivo secundario” de una muerte repentina. Si el paciente que ya ha tenido un encuentro con la muerte en forma de paro cardiaco y han corrido con la suerte de haber sido reanimados y resucitados por personal médico o paramédico debe implantarse un desfibrilador automático.

¿Cómo se implanta un desfibrilador automático (DAI)?

Se realiza en el laboratorio de electrofisiología o una sala especial de cirugía y es realizado por un Cardiólogo especialista en Electrofisiología y marcapasos (electrofisiólogo). La mayoría de las intervenciones se realiza bajo anestesia local, es decir que el paciente permanece despierto durante todo el procedimiento y se anestesia la zona donde se implantará el desfibrilador para que no sienta nada, se realiza una pequeña herida en el hombro izquierdo, debajo de la clavícula y se introduce el cable a través de una vena cercana hasta el ventrículo derecho. Posteriormente cuando el cable esté en el lugar adecuado (para ello se utilizan rayos X), se conecta al desfibrilador y éste queda alojado debajo de la piel. El procedimiento finaliza cosiendo la herida. El procedimiento tiene un tiempo aproximado de dos a tres horas. El procedimiento es altamente seguro en términos de la baja incidencia de complicaciones. Sin embargo, debe considerarse que cada paciente es un universo aparte y cada caso tiene sus propias características que lo hacen más o menos complicado de realizar. Toda cirugía por pequeña que parezca puede tener complicaciones.

Antes de egreso del hospital, se le dará una Tarjeta de Identificación, que lo acredita como portador de un desfibrilador automático implantable el cual deberá llevar siempre consigo, especialmente en lugares públicos o en viajes. Este deberá presentarse en todas las citas de revisión y seguimiento. Si va a consulta odontológica o a otro médico para cualquier procedimiento debe informar que es portador de un desfibrilador automático implantable.

¿Cómo funciona un desfibrilador automático implantable (DAI)?

Una vez implantado el DAI, los electrodos monitorizan la frecuencia cardíaca. Si detecta taquicardia o fibrilación ventricular, envía una ráfaga controlada de impulsos (se denomina terapia antitaquicardia). Si esta medida no es eficaz, el DAI envía una descarga eléctrica o “choque” al corazón para restaurar el ritmo normal. Los DAI pueden actuar como marcapasos en caso de producirse una frecuencia cardíaca lenta (bradicardia).

Cuando se produce una taquicardia o fibrilación ventricular, el DAI registra la frecuencia cardíaca, junto con la fecha y la hora del episodio. También puede registrar qué terapia eléctrica fue necesaria para restaurar el ritmo cardíaco normal.

Seguimiento posterior al implante: ¿Con qué frecuencia debe revisarse el desfibrilador automático?

Cuando se es portador de un dispositivo de estimulación y terapia cardiaca como el desfibrilador es importante asistir a control con el electrofisiólogo cardiaco para realizar un chequeo de su estado general, ajustar los medicamentos, realizar pruebas de seguimiento y reprogramar el dispositivo. Adicionalmente cada visita puede ser útil para formular preguntas acerca de su situación o dudas que tenga por resolver.

La primer revisión deberá realizarse a las 6 semanas después del implante y posteriormente por lo menos cada 3 a 4 meses o antes, en caso de recibir un choque eléctrico por el desfibrilador. Los desfibriladores automáticos implantables se revisan con una computadora especial denominado “programadora”, que cuando se coloca encima del desfibrilador, puede obtenerse información sobre su funcionamiento. La programadora también puede usarse para cambiar los controles del marcapasos e identificar a tiempo problemas con su funcionamiento. En cada visita se intenta disminuir la cantidad de energía que el dispositivo gasta en su funcionamiento con el fin de ahorrarle “pila” o batería y así pueda extenderse la duración del mismo lo máximo posible. La batería del desfibrilador típicamente dura entre 3 y 7 años, dependiendo del uso y funciones activadas. Es posible saber con la programadora cuando la batería esté por agotarse y por lo tanto debe implantarse un nuevo dispositivo. La intervención para extraer el desfibrilador automático viejo y colocar uno nuevo típicamente requiere anestesia local. En la mayoría de los casos no es necesario cambiar los cables electrodos originales. Tras la implantación del desfibrilador automatico, tendrá que ir al médico para realizarse chequeos periódicos. Los desfibriladores también pueden revisarse por teléfono. Esto se denomina «monitoreo transtelefónico». Incluso con el monitoreo telefónico, deberá ir al médico para realizarse chequeos periódicos.

¿Qué debe hacer si su desfibrilador le da un “choque eléctrico”?

Los desfibriladores actúan como marcapasos y son capaces de enviar estímulos eléctricos de alto voltaje para detener una arritmia que ponga en peligro su vida.

Si el ritmo cardiaco anormal es muy rápido y a consecuencia de esto se desmaya, el choque eléctrico puede no sentirse; si está consciente puede sentirse una descarga eléctrica similar al que se experimenta sucede un corto circuito. Hay dolor, pero este depende de la intensidad del choque y de su umbral o sensibilidad.

Recomendaciones importantes al recibir un choque eléctrico del DAI:

  • Siéntese o recuéstese, no importa en donde este.
  • Avise a alguien de su confianza o un testigo lo que le está sucediendo. Advierta que es portador de un DAI.
  • Si recibe uno o mas choques, debe ser llevado a un servicio de urgencias que su médico le haya aconsejado. Es válido aun si no recibe choque y se sintió desvanecer o tuvo palpitaciones rápidas. Lo indicado en estos casos es la solicitud de una ambulancia para protegerlo.
  • Lleve siempre consigo la tarjeta de identificación que lo acredita como portador de un desfibrilador, lista de medicamentos, teléfono de la Institución donde lo pueden atender de emergencia o de sus familiares.

Recuerde: Los desfibriladores se implantan para salvar la vida de los pacientes cuando estos padecen ritmos cardiacos rápidos que amenazan su vida. No debe verse como limitante o impedimento para continuar disfrutando de actividades que usted prefiere. No dude en acudir a la Unidad de Arritmias y Marcapasos.

Resincronizador Cardiaco

 ¿Qué es un Resincronizador Cardiaco (Marcapasos Tricameral)?

Consta de una batería o generador de marcapasos y tres cables que se introducen al corazón y se fijan al ventrículo derecho, aurícula derecha y ventrículo izquierdo. Esto permite coordinar la forma y orden en que las diferentes cavidades del corazón funcionan y así mejorar su rendimiento. Este tipo de marcapasos puede tener o no tener integrado un desfibrilador automático implantable.

La terapia de resincronización cardíaca es una nueva y esperanzadora generación de marcapasos que permiten mejorar notoriamente los síntomas de la insuficiencia cardíaca, mejorando diversos aspectos como calidad de vida, disminuye el riesgo de morir súbitamente o por rápido empeoramiento de la enfermedad cardíaca, reduce el consumo de fármacos e incrementa la capacidad de ejercicio.

¿Cómo funciona la terapia de resincronización cardíaca?

Se realiza implantando un marcapasos especial utilizando tres cables-electrodos, mediante un procedimiento quirúrgico similar al utilizado para implantar marcapasos y desfibriladores, pero con un mayor grado de dificultad. El dispositivo es capaz de coordinar la contracción cardiaca entre el lado derecho y el lado izquierdo del corazón, para asegurar contracciones oportunas y permitir un bombeo eficaz.

Cuando el corazón se debilita puede suceder que su sistema eléctrico este afectado conduciendo a una falta de sincronía en la contracción y expulsión de sangre desde los ventrículos. En condiciones normales los ventrículos, derecho e izquierdo, se contraen relativamente de forma sincrónica, pero en la insuficiencia cardíaca con bloqueo de rama izquierda, además del debilitamiento general, existe alteración en la sincronización cardíaca que produce empeoramiento en su desempeño.

¿Quiénes necesitan un resincronizador cardíaco?

Usted puede ser candidatos a un resincronizador cardíaco si presenta:

  • Síntomas de insuficiencia cardíaca, a pesar de cambios en estilo de vida y medicación óptima.
  • Dilatación de cavidades del corazón, reducción de la fuerza de expulsión o fracción de eyección < 30 %.
  • Retardo o bloqueo de la conducción eléctrica a los ventrículos (bloqueo de rama izquierda o derecha).
  • Cardiomiopatía dilatada, fracción de eyección inferior al 30% o 40 % con bloqueo AV completo.
  • Pacientes sometidos a ablación del nodo A-V por fibrilación auricular rápida induciéndoseles bloqueo A-V completo, con cardiomiopatía dilatada y mala fracción de eyección.

¿Cómo se realiza el implante de un resincronizador cardíaco?

Se realiza en el laboratorio de electrofisiología o una sala especial de cirugía y es realizado por un Cardiólogo especialista en Electrofisiología y marcapasos (electrofisiólogo). La mayoría de las intervenciones se realiza bajo anestesia local, es decir que el paciente permanece despierto durante el procedimiento, sin embargo se requiere el apoyo de un anestesiólogo cardiovascular y en algunos casos requerir intubación y ventilación. Se anestesia la zona donde se implantará el resincronizador cardiaco para que no sienta nada, se realiza una pequeña herida en el hombro izquierdo, debajo de la clavícula y se introducen los cables a través de una vena cercana hasta la aurícula derecha, otro al ventrículo derecho. Lo que hace más complejo este procedimiento es la localización de una vena que es como el “sistema de drenaje” del corazón, no siempre fácil de localizar; por esta estructura es necesario avanzar diferentes elementos para colocar un electrodo en el lado izquierdo de su corazón. Posteriormente cuando los cables-electrodos estén en el lugar adecuado (para ello se utilizan rayos X), se conectan al marcapasos tricameral y se hacen pruebas del sistema y cada cable por separado, se fija el dispositivo en una especie de “bolsillo” creado por el médico debajo de su piel para alojarlo. Se cierra la herida y se programa el dispositivo de acuerdo a las características de su corazón. La duración total del procedimiento es variable y depende de las características anatómicas del corazón, el acceso a la vena y otras variables de carácter técnico. Se estima un promedio de 3 a 4 horas para esta cirugía. Existe un porcentaje entre 10 y 15% de imposibilidad de abordar el seno coronario, la vena por donde se introduce uno de los cables. En este caso no podrá colocarse el resincronizador mediante una técnica “cerrada” y podrá ser necesario realizar otra cirugía a tórax abierto para colocar ese tercer cable.

El procedimiento es altamente seguro en términos de la baja incidencia de complicaciones. Sin embargo, debe considerarse que cada paciente es un universo aparte y cada caso tiene sus propias características que lo hacen más o menos complicado de realizar. Toda cirugía por pequeña que parezca puede tener complicaciones.

Antes de egreso del hospital, se le dará una Tarjeta de Identificación, que lo acredita como portador de un resincronizador cardiaco con o sin desfibrilador automático implantable el cual deberá llevar siempre consigo, especialmente en lugares públicos o en viajes. Este deberá presentarse en todas las citas de revisión y seguimiento. Si va a consulta odontológica o a otro médico para cualquier procedimiento debe informar que es portador de un marcapasos tricameral. Recuerde que este es un dispositivo especial que lo diferencia de los marcapasos convencionales

Seguimiento posterior al implante: ¿Con qué frecuencia debe revisarse el resincronizador cardiaco?

Cuando se es portador de un dispositivo de estimulación y terapia cardiaca como el resincronizador cardiaco es importante asistir a control con el electrofisiólogo cardiaco para realizar un chequeo de su estado general, ajustar los medicamentos, realizar pruebas de seguimiento y reprogramar el dispositivo. Adicionalmente cada visita puede ser útil para formular preguntas acerca de su situación o dudas que tenga por resolver.

La primera cita de control después del implante es generalmente a los 15 días para retirar los puntos quirúrgicos (en caso de que lo necesite) y revisar la herida. La siguiente revisión deberá realizarse a las 6 semanas después del implante y posteriormente por lo menos cada 3 a 4 meses o antes, en caso de recibir un choque eléctrico por el desfibrilador automático si cuenta con esta función su dispositivo. Los resincronizadores cardiacos se revisan con una computadora especial denominado “programadora”, que cuando se coloca encima del dispositivo, puede obtenerse información sobre su funcionamiento. La programadora también puede usarse para cambiar los controles del marcapasos e identificar a tiempo problemas con su funcionamiento. En cada visita se intenta disminuir la cantidad de energía que el dispositivo gasta en su funcionamiento con el fin de ahorrarle “pila” o batería y así pueda extenderse la duración del mismo lo máximo posible. La batería del resincronizador cardiaco típicamente dura entre 3 y 7 años, dependiendo del uso y funciones activadas, aclarando que el objetivo es lograr estimulación de su corazón en más del 90 %. Es posible la realización de una reprogramación especial del dispositivo utilizando de manera simultánea un ecocardiograma y la reprogramación por telemetría. En esa sesión el electrofisiólogo en coordinación con un especialista en cardiólogo con especialidad en ecocardiografía realizaran mediciones y optimizaran el desempeño del resincronizador, cuidando de coordinar la forma como su corazón se contrae. Es posible saber con la programadora cuando la batería esté por agotarse y por lo tanto debe implantarse un nuevo dispositivo. La intervención para extraer el resincronizador cardiaco viejo y colocar uno nuevo típicamente requiere anestesia local. En la mayoría de los casos no es necesario cambiar los cables electrodos originales. Tras la implantación de un resincronizador cardiaco, tendrá que ir al médico para realizarse chequeos periódicos. Los resincronizadores cardiacos también pueden revisarse por teléfono. Esto se denomina «monitoreo transtelefónico». Incluso con el monitoreo telefónico, deberá ir al médico para realizarse chequeos periódicos.

Recuerde: El resincronizador cardíaco no cura la enfermedad de base pero permite un mejor desempeño de su corazón y permite vivir más y mejores años, sobretodo logrando una mejor calidad de vida (pacientes respondedores) y en algunos casos sirve para espera de realización de transplante cardiaco. No dude en acudir a la Unidad de Arritmias y Marcapasos.

Estudio Electrofisiológico y Ablación con Radiofrecuencia

¿Qué es un Estudio Electrofisiológico?

Es la realización de un cateterismo cardiaco con la finalidad de registrar la actividad eléctrica del corazón. Se utilizan electrocatéteres (cables especiales recubiertos de plástico) que se introducen, previa anestesia local, por venas a nivel de la ingle y se llevan hasta el corazón ayudados por rayos X. Una vez colocados, se conecta a una computadora especial que registra de manera continua la actividad eléctrica, detectando el correcto o incorrecto funcionamiento del sistema eléctrico del corazón o sitios anormales que causan arritmias.

Es el método más preciso y detallado para valorar el sistema eléctrico cardíaco. Se realiza para diagnosticar la causa de los trastornos del ritmo cardíaco (arritmias o taquicardias). Como las arritmias son intermitentes y de corta duración, algunos estudios como Holter o electrocardiograma, pueden fallar en dar información suficiente para tomar una decisión; por el contrario, el estudio electrofisiológico permite mediante estímulos eléctricos imperceptibles, reproducir las arritmias, identificar el mecanismo que las produce, la localización y en la gran mayoría de las veces curarlas mediante la aplicación de calor (ablación con radiofrecuencia).

¿Qué síntomas puedo tener y requerir la realización de un Estudio Electrofisiológico?

Usualmente los pacientes son referidos al Cardiólogo con subespecialidad en Electrofisiología para un estudio electrofisiológico cuando padecen de palpitaciones, taquicardias, mareos, desmayo (síncope), episodio de muerte súbita, mareos, ritmos cardíacos lentos, bloqueos cardíacos, arritmias o síntomas después de un infarto cardíaco, en presencia de crecimiento de corazón por cualquier causa o, por que le han encontrado anormalidades eléctricas en algún examen como una Prueba de Esfuerzo, Holter o Electrocardiograma.

Cómo se realiza el Estudio Electrofisiológico?

Se realiza en un laboratorio especial conocido como Sala de Electrofisiología. Todos estos estudios deben ser planeados con anterioridad, suspender el tratamiento con antiarritmicos y anticoagulantes que esté tomando. Antes de ser trasladado a esa sala se le solicitara firme un consentimiento informado (previamente se le debe haber explicado paso a paso el procedimiento, riesgos, beneficios y posibles complicaciones) y tendrá oportunidad usted y familiares de hacer las preguntas que considere necesarias.

Se canalizara una vena y se rasura el pecho y regiones inguinales; en sala de Electrofisiología, será acostado en una mesa especial, encontrará diferentes pantallas, computadoras y equipos especializados, así como personal de enfermería y un anestesiólogo cardiovascular. Será conectado con cables especiales a monitores automáticos que vigilaran ritmo cardíaco, tensión arterial y concentración de oxigeno.

Se limpia el sitio de punción, se cubre su cuerpo con ropa estéril, se coloca anestesia local en el sitio de punción. Esta puede ser la parte más dolorosa del procedimiento pero es absolutamente tolerable.

Se punciona la vena femoral, en la región de la ingle y se avanzan dos o tres catéteres hacia el corazón con ayuda de rayos X, en sitios que permitan el registro de la actividad eléctrica y se conectan a una computadora especial con la cual se realizan mediciones y se estimulará su corazón mediante el uso de un dispositivo llamado estimulador cardíaco. Podrá sentir palpitación rápida durante las pruebas que se realizan, muy similar a lo que siente cuando tiene su taquicardia. En algunos casos puede requerirse ciertos medicamentos en la vena para ayudar a que se inicie su taquicardia.

¿Qué resultados se pueden obtener al momento de realizar un Estudio Electrofisiológico?

Después de concluido el estudio electrofisiológico su médico le explicara los hallazgos y podrán tomar decisiones conjuntas para su tratamiento:

Si el resultado arroja un enlentecimiento de la conducción eléctrica del corazón o bien algún grado de bloqueo del impulso eléctrico, puede ser necesario el implante de un marcapasos definitivo.

Si el resultado es una taquicardia o arritmia que amenaza su vida puede requerir la colocación de un desfibrilador automático implantable (DAI) o aparato con capacidad no solo de estimular su corazón sino también de dar choques eléctricos para impedir que la arritmia le provoque la muerte.

Si el resultado es una arritmia cardíaca que puede ser curada se continuara con el llamado mapeo para encontrar el sitio exacto donde se genera la taquicardia y aplicar ablación con radiofrecuencia.

Si no se procede a ninguno de los anteriores procedimientos, se retiran los electrocatéteres e introductores de la región inguinal. Se hará presión manual o con un dispositivo por algunos minutos para evitar sangrado. Se le colocará un vendaje y deberá permanecer en reposo 6 a 8 horas para evitar complicaciones.

En caso de requerir Ablación por Radiofrecuencia, ¿Qué sigue?

Esta se realiza una vez terminado el estudio electrofisiológico que permitió hacer el diagnóstico de su taquicardia, se dejan los mismos catéteres previamente colocados y un catéter especial que puede introducirse por la vena o arteria femoral, se calienta la punta con diferentes grados de temperatura, se procede a quemar el sitio donde estas se generan. Las principales arritmias encontradas son taquicardia supraventricular, taquicardia por reentrada intranodal, taquicardia por vía accesoria, taquicardia en síndrome de Wolff Parkinson White (WPW), taquicardia auricular, flutter auricular o fibrilación auricular, en casos graves puede presentarse taquicardia ventricular o fibrilación ventricular.

La ablación con radiofrecuencia es un procedimiento que utilizan los cardiólogos especialistas en arritmias (electrofisiólogos) para lograr la curación de las taquicardias. La radiofrecuencia es un tipo de energía que se aplica en un sitio específico del corazón en forma de calor a través de un catéter especial. Con esta tecnología disponible, las arritmias cardíacas pueden ser curadas de manera definitiva evitando hospitalizaciones, uso de medicamentos y exámenes frecuentes.

Durante la aplicación de esta energía puede sentir dolor de pecho pasajero o tener sensación desagradable en cuello, hombro o espalda, por que será ayudado por anestesiólogo cardiovascular presente durante el estudio.

El objetivo de aplicación de radiofrecuencia es que la arritmia no vuelva a aparecer y usted sea curado. Esto hace que el tratamiento sea muy importante porque pocos métodos en medicina pueden curar la enfermedad.

Puede ser necesaria la aplicación de radiofrecuencia en varios sitios de su corazón y con diferente intensidad. También puede ser necesario tratar más de una arritmia en el mismo procedimiento por lo que el tiempo promedio es de 2 a 5 horas según el tipo de arritmia y las dificultades para alcanzar el sitio de ablación.

La efectividad del procedimiento varia según el tipo de arritmia y complejidad, dificultades técnicas encontradas durante la colocación del catéter, número de arritmias, localización del sitio donde se genera la arritmia, experiencia del operador y tipo de tecnología utilizados. El porcentaje de éxito va desde el 85 hasta el 98 % tomando en cuenta los factores anteriores. El porcentaje de pacientes que requieren de una segunda intervención varía según el tipo de arritmia, se acepta un 10% de recurrencia antes de un año.

El riesgo de muerte asociada al procedimiento es extremadamente baja. Según estadísticas internacionales varía entre 0 y 0,5% dependiendo del tipo de arritmia y su complejidad.

Solo se requieren 24 horas de hospitalización, pero puede requerir una observación mayor si se presenta alguna complicación o si se requiere la administración de anticoagulantes u otros medicamentos. Los cuidados después del procedimiento suelen indicarse por los siguientes 5 días y después es vida completamente normal.

¿Qué sensaciones se presentan los siguientes días después del procedimiento?

Igual que para el estudio electrofisiológico, después del procedimiento debe informar en caso de presentar dolor persistente en la región inguinal, en el miembro inferior o en la espalda. La presencia de hinchazón, sangrado, enrojecimiento o el aumento del tamaño del muslo son señales que deben informarse a su médico tratante. La sensación de opresión en el pecho, la dificultad para respirar, el dolor de pecho en un costado son otros signos de alarma que debe informar.

La sensación de ardor o dolor en el pecho al respirar profundo por los siguientes 15 días después de la ablación pueden ser consecuencia del proceso inflamatorio de las aplicaciones de radiofrecuencia. Un analgésico y/o un antinflamatorio le será indicado por su medico. A veces le será indicado el uso de aspirina.

Algunos pacientes pueden presentar cortos brotes de palpitaciones o sobresaltos en el pecho, como si la arritmia o la taquicardia quisiera repetir; esto puede ser transitorio y no es motivo de preocupación excepto si las palpitaciones son de larga duración o son muy parecidas a las que presentaba previamente a la ablación.

Recuerde: si usted es sometido a un procedimiento de estudio electrofisiológico y ablación con radiofrecuencia, el objetivo es que se incorpore a las actividades de su vida diaria de la forma mas normal posible ya que el porcentaje de curación de su arritmia es muy alto. No dude en acudir a la Unidad de Arritmias y Marcapasos.

¿Qué es la prueba de la mesa inclinada?

La prueba de la mesa inclinada es un procedimiento al que se someten pacientes que han tenido desmayo, pérdida de conciencia o síncope con el fin de investigar la respuesta del organismo a los cambios de posición, en especial al reto ortostatico que implica la posición de pie.

La prueba se realiza en una mesa o camilla que puede fijarse firmemente al piso, en la que el paciente se acuesta y es llevado de cero grados o posición acostada con la boca hacia arriba hasta la posición de inclinación con angulación que puede ir de 60 a 90 grados. Antes, durante y posteriormente a la prueba se monitoriza o vigilan los síntomas que pueda experimentar tales como mareo, sensación de cabeza hueca o ligera, trastornos, desmayo mientras que simultáneamente y de manera continua se registran la frecuencia cardíaca, tensión arterial, frecuencia respiratoria, saturación de oxigeno en la sangre y otras variables fisiológicas involucradas en mantener el equilibrio del organismo.

¿Cuáles son las causas de sÍncope?

El síncope es la pérdida transitoria de la conciencia que usualmente ocurre de manera súbita o en pocos segundos desde el inicio de los síntomas, también conocida como desmayo común. Otros nombres que se le asignan a esta condición son: “la pálida”, vahído, trastorno, “se me fueron las luces”, “me desmadejé” , “se me bajó la presión” o simplemente tuve caída al suelo con casi pérdida de conciencia. El síncope resulta cuando el cerebro no recibe suficiente oxígeno por falta de un adecuado riego sanguíneo.

El síncope o desmayo común es denominado en la jerga médica como síncope vasovagal. Este tipo de síncope es muy frecuente en la población general y al menos una de cada tres personas lo ha experimentado a lo largo de su vida, en una u otra variedad, con menor o mayor intensidad. Usualmente el desmayo ocurre por alteración transitoria en los reflejos automáticos que controlan la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

Cuando esta alteración ocurre, la presión arterial se “baja” y la frecuencia cardíaca disminuye hasta el punto que el corazón puede detenerse por varios segundos y no enviar sangre al cerebro causando la perdida de la conciencia pues el cerebro requiere de un flujo de sangre constante para cumplir las funciones motrices, sensitivas y cognitivas.

El síncope puede ser causado por una larga lista de alteraciones cardiovasculares o enfermedad cardíaca tales como desordenes en la formación y/o conducción de los impulsos eléctricos llamados bradiarritmias y taquiarritmias o por anormalidades estructurales de las válvulas o del corazón.

¿Cuál es la utilidad de la prueba de la mesa inclinada?

La prueba ha sido diseñada para corroborar o diagnosticar el síncope vasovagal o desmayo común al inducirlo o desencadenarlo en condiciones controladas. Esta prueba estudia la forma como el organismo responde al cambio de posición a través de reflejos automáticos que provienen del llamado sistema nervioso autónomo o sistema nervioso que ejerce control sobre la presión arterial, frecuencia cardíaca, respiratoria, sudoración y en general todas las respuestas del organismo a las exigencias del medio externo.

¿Cuál es el mecanismo por el cual se produce el sÍncope en la prueba?

Durante la posición de pie por efecto de la fuerza de gravedad se produce un atrapamiento o estancamiento de un volumen importante de la sangre circulante en la parte inferior del cuerpo, especialmente en las piernas. Como resultado, menos cantidad de sangre retorna al corazón y menos sangre está disponible para que el corazón la bombee.

Normalmente el sistema nervioso autónomo encargado del control del funcionamiento del corazón y de los vasos sanguíneos es capaz de ajustar o realizar los cambios necesarios para mantener la presión sanguínea incrementando la frecuencia cardíaca y comprimiendo los vasos sanguíneos a nivel de las extremidades.

Sin embargo, en personas susceptibles al síncope vasovagal este sistema nervioso autónomo que controla los reflejos automáticos de la presión y frecuencia cardíaca no trabaja adecuadamente. Como resultado la presión arterial disminuye y la frecuencia cardíaca se lentifica hasta un punto en el cual se pierde la conciencia. Para recuperarla basta que el paciente sea colocado de nuevo a cero grados o totalmente acostado para que el flujo sanguíneo normal sea restaurado y la persona vuelve a asumir la conciencia.

¿Cómo preparar al paciente para la prueba?

1.- Debe permanecer en ayuno por al menos 4 a 6 horas; su última comida deberá ser liquida y/o blanda y no abundante sino moderada; esto ayudara a prevenir que usted presente nauseas lo cual podría ocurrir en la prueba especialmente si se encuentra con el estomago lleno.

2.- Debe ir con ropa cómoda fácil de quitar y poner, que no tenga resortes que causen presión excesiva ni medias de compresión para los miembros inferiores.

3.- Debe ir a la prueba con un acompañante quien le ayudara a realizar los trámites antes de la prueba y posteriormente a ella lo ayudara a llegar a su casa pues no se le permitirá manejar vehículo después de esta.

4.- Los miembros de la familia o amigos pueden esperar en un área asignada fuera del área donde se le realiza la prueba.

5.- Debe suspender algunas medicaciones dos o tres días antes del estudio especialmente aquellas medicaciones que bajan la presión arterial o producen lenificación de la frecuencia cardíaca. Lo anterior sirve para conseguir resultados más confiables durante la prueba.

6.- Debe conocer o llevar una lista de todas las medicaciones que está recibiendo. Es importante conocer los nombres exactos y las dosis. Una copia o resumen de su historia clínica es importante antes de la prueba para conocer por parte del médico que le practicara el examen, el motivo por el cual le han solicitado la prueba, así como sus antecedentes y posibles contraindicaciones.

7.- Antes de la prueba se le dará una explicación de ella y se le pedirá que firme un consentimiento escrito. En este momento haga las preguntas que considere necesarias.

8.- El médico especialista hará un examen físico con énfasis en el sistema cardiovascular, pulsos periféricos y del cuello, así como de los ruidos cardíacos.

9.- Se le colocará una línea intravenosa en uno de los brazos para poder administrar líquidos y medicamentos.

10.- Sobre el pecho y/o en los brazos y piernas se le colocaran varios electrodos para registrar el ritmo cardíaco y el electrocardiograma o actividad eléctrica de su corazón.

11.- Otros elementos para monitoria de la saturación de oxigeno en su sangre y el control continuo de la presión arterial se le colocaran en el antebrazo y en alguno de sus dedos de la mano.

12.- Después de completada estas preparaciones se dejara reposar y tranquilizar por 20 minutos. Una especie de banda(s) sujetadora(s) se aplicara(n) alrededor de su pecho y de sus piernas.

¿Qué sucede durante la prueba?

Antes de iniciar la inclinación o basculación de la mesa o camilla se le practicará un masaje del cuello, tanto del lado derecho como del izquierdo para conocer la respuesta de la presión arterial y de la frecuencia cardíaca al llamado masaje del seno carotídeo. En el cuello, hacia la parte superior de la mandíbula y rodeando la arteria carótida, se encuentra un centro de control periférico de la presión y frecuencia cardíaca conocido como seno carotídeo. Algunos pacientes, especialmente ancianos pueden desarrollar una susceptibilidad de este sitio y su compresión causar desmayo.

Inicialmente usted estará en posición totalmente reclinada boca arriba. Luego la mesa o camilla es llevada o basculada a una posición inclinada entre 60 y 90 grados con su cabeza en la posición superior. Se realizara monitoria continua de los parámetros fisiológicos antes mencionados, permaneciendo en esa posición por 15 minutos. El masaje del seno carotídeo se repetirá al minuto de la posición inclinada.

Si al minuto 15 no ha presentado desmayo, se le aplicara por vía intravenosa una medicación conocida como isoproterenol, la cual causa que su corazón vaya más rápido; usualmente produce palpitaciones y ansiedad; esta medicación se utilizara por 15 minutos a dosis crecientes. Puede ocurrir que en vez de esta medicación se use una atomización sublingual de nitroglicerina o media pastilla de isonitrato de isosorbide, más conocido comercialmente como isordil. Bajo el efecto de cualquiera de estos fármacos se continuara la monitoria observando decremento o no de la tensión arterial y/o de la frecuencia cardíaca e interrogando la presencia o no de síntomas similares a los que le han ocurrido antes de un desmayo.

Si al finalizar los 15 minutos de observación bajo el influjo de alguno de los fármacos no ha ocurrido desmayo se volverá la mesa a una posición de cero grados; se le administraran líquidos y guardara reposo; toda medicación será suspendida; se tomaran los signos vitales finales a la prueba. Se le permitirá sentarse después de que los líquidos intravenosos hayan ayudado a restaurar su presión normal. Se le dará una bebida caliente y si los signos vitales son normales se le permitirá colocarse de pie y se retiraran los líquidos.

En cualquier momento durante la prueba podrá sentir los síntomas que ha experimentado previamente antes, durante o posterior a un desmayo o cuando ha estado cerca al desmayo. Si esto ocurre es muy importante notificar a la enfermera y al doctor quienes estarán en el cuarto con usted durante el procedimiento.

La prueba es considerada anormal o positiva si se induce pérdida de conciencia acompañada de una baja significativa de la presión sanguínea y/o una disminución significativa de la frecuencia cardíaca.

¿Cuál es la duración de la prueba?

Una prueba de mesa inclinada completa incluyendo la preparación generalmente dura de una a dos horas.

¿Qué se hace después de la prueba?

Cuando la prueba ha terminado se aconseja permanecer en reposo por un tiempo. Como puede haber recibido medicaciones que bajan la presión arterial no debe permanecer de pie por más de un par de minutos por las primeras dos horas ni puede manejar automóvil. Podrá reiniciar las medicaciones que venía utilizando 24 horas después si la prueba fue positiva o en la tarde o noche del mismo día si la prueba fue negativa.

¿Cuál es la seguridad que ofrece la prueba?

La prueba de mesa inclinada es segura pues aunque puede causarle desmayo o pérdida de conciencia por unos pocos segundos, fácilmente volviendo la mesa rápidamente a la posición de cero grados se reasume la conciencia usualmente de manera inmediata. El personal bien entrenado está disponible para manejar cualquier emergencia que se presente.

¿Cuál es el beneficio de esta prueba?

La prueba de mesa inclinada ayuda a determinar si usted es o no susceptible al síncope vasovagal. La información obtenida será confrontada con lo que Ud. ha experimentado en su vida en particular y podrá hacerse un diagnostico seguro al tiempo que se puede desarrollar un plan de tratamiento dirigido a la causa.

Muchos pacientes que experimentan desmayos recurrentes o repetitivos pueden ser sometidos a innumerables exámenes que frecuentemente no arrojan el diagnóstico y representan motivo de estrés para el paciente y su familia. La mesa inclinada ayuda a precisar el diagnostico en aquellos pacientes con síncope inexplicado y resultados negativos de otras pruebas.

Muerte Súbita Cardiaca

¿A qué le llamamos Muerte Súbita Cardiaca?

Hablar de muerte súbita cardiaca es siempre un tema de gran impacto dentro de la sociedad ya que la perdida de un ser querido que se encontraba aparentemente sano viene a afectar emocionalmente a toda la familia y amigos. La muerte súbita se define como aquella que ocurre de forma natural, inesperada e instantánea, dentro de la primera hora de haber iniciado los síntomas, aunque puede ser considerado hasta las primeras 24 hrs. La causa principal de la muerte súbita son los ritmos cardiacos anormales (arritmias) las cuales pueden ocurrir en pacientes con o sin trastornos cardiacos.

¿Quiénes estamos expuestos a presentar un eventos de muerte súbita cardiaca?

En personas mayores de 35 años de edad, el infarto del miocardio como causa de la muerte súbita se encuentra presente en el 80 % de los casos, debido a que lesiona el musculo cardiaco y puede producir arritmias, por lo que es importante identificar factores de riesgo como edad, herencia, falta de ejercicio, obesidad, colesterol, diabetes mellitus, hipertensión arterial sistémica, tabaquismo y modificarlos en la medida de lo posible para prevenir resultados fatales.

Cerca del 20% de las muertes súbitas ocurren en el contexto del corazón estructuralmente normal siendo los pacientes menores de 35 años el principal grupo de edad afectado. Por error se ha considerado el infarto del miocardio la causa de muerte en este grupo de pacientes, sin embargo hoy en día se conocen enfermedades eléctricas primarias del corazón como son el síndrome de QT largo, Síndrome de QT corto, Síndrome de Brugada, Miocardiopatía Hipertrófica, Cardiomiopatía arritmogénica del ventrículo derecho, Taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica, Fibrilación ventricular idiopática, Miocardiopatía dilatada. Las enfermedades eléctricas primarias del corazón o canalopatías arritmogénicas representan la causa más frecuente de muerte súbita en el corazón morfológicamente «normal» y son un factor común los pacientes que cursan con mayor riesgo de muerte súbita (pacientes jóvenes o en deportistas).

Mención especial merece el tema de muerte súbita en bebés (muerte de cuna) las cuales ocurren dentro del primer año de vida, aunque se han considerado múltiples causas no cardiacas, actualmente se ha documentado las mismas alteraciones que provocan la muerte súbita en adultos jóvenes como las enfermedades eléctricas primarias que detectándose a tiempo se puede evitar la muerte a tal grado que algunos especialistas del tema han considerado tomar un electrocardiograma a todo recién nacido.

¿Qué debemos de hacer para evitar que se presente un episodio de muerte súbita cardiaca?

Estos grupos de pacientes son especialmente difíciles de identificar, excepto por el antecedente familiar de muerte súbita y habitualmente debutan con episodio de muerte súbita. Lo importante para combatir estos episodios es la prevención y la rapidez con la que se actúa. Por eso es importante contar con un sistema profesional de prevención y detección de estos pacientes antes de que se presente el episodio de muerte súbita, o una vez que este se presente tener todas las condiciones ideales para rescatar de forma inmediata, dentro de los primeros 5 minutos con maniobras de reanimación cardiopulmonar (compresiones en el pecho), se han obtenido tasas de supervivencia superiores al 50% en los lugares en los que se han implantado con éxito programas de acceso al público a la desfibrilación temprana (administración de un choque eléctrico al corazón y suspender brevemente toda la actividad eléctrica cardíaca, suficiente para que el corazón reinicie sus latidos con un ritmo normal) mediante la instalación de Desfibriladores Externos Automáticos (DEA) de fácil acceso en todos los lugares muy frecuentados como plazas publicas, centros comerciales, estadios deportivos, oficinas de gobierno, edificios grandes y contar con hospitales que dispongan de la atención de personal especializado en el manejo de arritmias cardiacas. Después de haber reanimado a una persona que ha sufrido un episodio de muerte súbita, el tratamiento continúa en el hospital. Los análisis diagnósticos pueden proporcionar datos acerca de la causa que provocó la parada cardíaca súbita. El especialista en ritmo cardíaco utilizará los resultados de las pruebas diagnósticas y la historia clínica de la persona para determinar las mejores opciones de tratamiento, incluyendo la colocación de un Desfibrilador Automático Implantable (DAI) para prevenir un nuevo episodio.

Es importante recalcar que este campo está en continua evolución, y que, sin duda, las recomendaciones van a ir cambiando a medida que aprendamos más acerca de este problema y poder identificar a los pacientes con probabilidad de sufrir un evento de muerte súbita, es necesaria una valoración por un Cardiólogo Clínico con especialidad en arritmias cardiacas y marcapasos (Electrofisiología cardiaca) que le de un diagnóstico preciso y le oriente en las acciones a realizar para prevenir eventos fatales y le de seguimiento a su enfermedad.

¿Qué se propone para estar organizados en el momento que se presente un episodio de muerte súbita cardiaca?

1.- Todos debemos ser expertos en la técnica de reanimación cardiopulmonar (RCP). Recuerda: no sabemos cuando podemos necesitar este tipo de maniobras y la primera oportunidad puede ser con un ser querido.

2.- Saber llamar a una ambulancia al momento que identificamos que una persona ha sufrido muerte súbita.

3.- Tener en menos de 5 minutos un Desfibrilador Automático Externo (DAE) y aplicar una descarga eléctrica al pecho. Esto implica equipar todos los lugares públicos (gimnasios, estadios, albercas, plazas comerciales, restaurantes y todas las plazas publicas, esto se llama Territorio Cardioprotegido) con este tipo de aparatos y utilizarlos lo mas pronto posible en alguien que ha sufrido muerte súbita.

4.- Traslado a un hospital especializado en identificación de las causas de muerte súbita donde pueda recibir la atención medica por electrofisiólogos cardiacos y recibir un desfibrilador automático implantable (DAI).

Recuerde: El éxito en la identificación de los pacientes en riesgo de muerte súbita cardiaca y el rescate de forma inmediata depende de la organización de nuestro sistema de emergencias en la ciudad y es responsabilidad de cada uno de los ciudadanos. No podemos saber cuando requeriremos de este servicio y puede ser un ser querido o hasta nosotros mismos.