Medicina Nuclear

Medicina Nuclear e Imagen Molecular

Medicina Nuclear es una especialidad médica que realiza estudios diagnósticos con imágenes basadas en la detección de radiación gamma por lo que a estos estudios se les conoce como gammagramas.

Las modalidades diagnósticas más representativas son la Tomografía por Emisión de Fotón único (SPECT) y la Tomografía por Emisión de Positrones (PET). En la actualidad se cuenta con la integración de modalidades Radiológicas complementarias como la Tomografía Computarizada (CT) o la Resonancia Magnética obteniendo métodos más precisos como SPECT/CT, PET/CT y más recientemente SPECT/RM, PET/RM lo que ayuda al médico clínico a tomar mejores decisiones para el manejo de los pacientes.

Medicina Nuclear también utiliza sustancias radioactivas que por sus características son aptas para tratar algunas enfermedades específicas, como en el caso de pacientes con hipertiroidismo, cáncer de tiroides, cáncer de próstata, entre otras.

Los estudios de Medicina Nuclear son muy seguros para el paciente, en forma general se conoce que la cantidad de radiación que reciben los pacientes son equivalentes o incluso menores a las que se reciben en los estudios de Rx convencionales por lo que los diversos procedimientos de Medicina Nuclear son considerados seguros y de bajo riesgo de reacciones alérgicas.

A diferencia de los estudios radiológicos que representan la apariencia anatómica de un órgano, Medicina Nuclear aporta principalmente información fisiológica-funcional del mismo órgano, pudiendo detectar cambios muy tempranos antes de que aparezcan síntomas en el paciente o que sean detectados cambios anatómicos en los estudios radiológicos, por lo cual ambas técnicas más que competir entre sí, se deberán de complementar para obtener mayor información diagnostica de gran beneficio para el paciente.

Los estudios requieren de la administración de una pequeña cantidad de una sustancia radioactiva generalmente por vía intravenosa, vía oral, inhalada, etc. que posteriormente será eliminada a través de la orina. Todos los pacientes y familiares recibirán instrucciones claras y concisas acerca de seguridad radiológica que deberán de llevar a cabo por tiempo corto y determinado.

Pueden ser utilizados en un gran número de pacientes que van desde recién nacidos hasta ancianos, tanto hombres como mujeres. Los médicos Familiares-Generales y cualquier especialidad médica como Cardiología, Endocrinología, Oncología, Pediatría, Medicina Interna entre otros más, puede verse beneficiada por estos procedimientos.

Las pacientes embarazadas o con sospechas de estarlo no deberán de realizarse estos procedimientos, por lo que es siempre importante comentarlo con su médico tratante o con el personal de Medicina Nuclear del Hospital.

Las principales aplicaciones son:

  • El gammagrama de perfusión miocárdica y función ventricular (QG-Spect) para diagnóstico de pacientes con sospecha de enfermedad coronaria (dolor de pecho, antecedentes de infarto, cambios no específicos del EKG etc.), estratificación de riesgo coronario (pacientes con antecedentes de infarto, angioplastias, cirugías, etc.) determinará cuales pacientes se benefician de un procedimiento invasivo como un cateterismo cardiaco y cuales pacientes por la baja probabilidad de eventos ante un estudio normal se beneficiarán de un manejo médico conservador.
  • El gammagrama renal nos evalúa simultáneamente la función de ambos riñones por separado y la dinámica urinaria en pacientes con obstrucciones, infecciones de vías urinarias, etc.
  • El gammagrama óseo es 50-80 veces más sensible que una radiografía y puede detectar cambios 3-6 meses antes, por lo que es muy útil en pacientes con antecedentes de cáncer de próstata, mama, riñón, etc., procesos de infección ósea, entre otros.
  • El gammagrama tiroideo nos ayuda a evaluar a pacientes con crecimiento de su tiroides (bocio), presencia de nodulaciones (bolitas) en el cuello, etc. y nos ayuda a determinar qué pacientes requieren de una biopsia ante la sospecha de malignidad. Algunas nodulaciones con aumento de la función tiroidea pueden requerir de administración de yodo radiactivo terapéutico.

Existen muchos más procedimientos que pueden realizarse en nuestra Unidad de Diagnóstico y Tratamiento que serán sin duda de gran utilidad, con un gran costo-beneficio.

 

Dr. Carlos E. Montoya M.
Especialista certificado en Medicina Nuclear e Imagen Molecular por el Consejo Mexicano de Medicina Nuclear.
Mayor información al tel. 259-09-00 ext. 1161.
http://montoyanuclear.com.mx